XXIII Encuentro de la palabra “A la sombra de la palabra en Riosucio Caldas”

Empecemos reportando mediante la palabra los resultados del encuentro de la palabra, celebrado en Riosucio (Caldas) entre el 15 y el 20 de Agosto del año que nos arropa. Intentaremos un reportaje mas que un reporte de lo acontecido allí.

Buscando la palabra, los invitados fueron dando tumbos de arriba abajo…de San sebastián a la Candelaria sin saber que, por la voz de don Jairo el del Deportivo, la palabra no hacía mucho que se había ido de la mano del ángel perdido, y un poco nostálgica y magullada se había puesto a beber a horcajadas en la “copa rota” … Poco después en medio de un embriagante alucinación decidió tenderse en la “cama vacía”… asi que nadie, a menos que fuera clarividente o seguidor de Alci Acosta la encontraría; por ejemplo a Fanny Mickey le dijeron que andaba embolatada…la buscó en Manizales pero el pesado celaje que empieza a recorrer las faldas de la ciudad la ocultaron tan bien que la pobre terminó en Pereira, donde la palabra se guarda en frasquitos gestuales de flirteo, danza y donaire. A Jotamario le pasó otro tanto; consumido en sus agujeros irremediables de muchachito grosero, la coqueteó tras la miel de sus epónimos y la confundió con el lápiz de su propiedad; La privatizó emulando la frase de su profeta tutelar, para quien todo era suyo en el sentido en que nada le pertenecía….de modo que la palabra se sintió agarrada del talle por un viejo ya canoso y la mar de reverente, al punto que decidió jugarle la broma de poseerla por un rato para después soltársele en el momento en que más allá de la pantomima de la presentación, ella era la reina en la cantina, en el baile, en el cuasi carnaval del Kiosko aquel último día de encuentro… y a Jotica le tocó verla desde una banca del parque, agazapado en sus chocheras… ¿Cuánta distancia hay para el pobre Jota, entre el fastuoso hogar de Santa Librada College y la palabra que hoy juega por entre los túmulos de humanos-dioses en juerga?

Unos muchachos cantaron sus cuitas con ella de la mano; El indio Ottoniel, cultivador de flores y poeta de corraleja y de guarapo, se la tomó con la furia del banderillero que la encara sin temor y bajo la potencia de una voz que la obnubiló tanto, al punto de tornarse mantra de verónicas y desparpajos. Christian el deicida cantó en alabanza la idiotez de los hombres, trayéndosela al son de una flauta ronca como los toques de Guitarra y Bajo de los metachos de su pueblo… Estaban con él los sacerdotes de la liturgia negra aplaudiendo la complicidad de nuestra reina…la palabra endiablada, buscando la guarida de quien menos la utiliza y cuya morada se encuentra en la piedra del sapo, poco antes de empezar el ascenso al cerro del Ingrumá.

Poetas iban y venían trazando el tropel desesperado de su invisibilidad; desde la matriz sempiterna de Sibundoy nos hablaba en palabras cristianas su poeta-chamán. Le dijimos en palabras cristianas con aplausos y ovaciones que la máscara traida de por allá nos cabía como anillo al dedo, hasta que un hombre flemático y poseido, empezó a hablarnos del despecho…de los reyes, de los bardos, sin saber su origen, sin hacer la venia, pero cargado de venias para sí, nos puso la música y nos guió por sus trochas…valiente guía don David Arias para quien la hermenéutica de la palabra no esconde sus secretos porque cuando habla de muerte y de tendencia suicida, es muerte y tendencia suicida lo que quiere decir….la palabra popular es críptica también. Se la ha visto bailar como Dios ebrio, como un Noe del vino… pero según el señor Arias, a la palabra hay que sacudirla y organizarla como hacía desde su mesa tomando agua cada minuto y ajustando su eterna carreta -que no palabra- entre sus papeles, quizá queriendo golpear la hoja sobre la mesa a ver si salía por ahí una perla que nunca atesoró. Eso ya lo sabía la dama de calesa y calabazo, en Riosucio enarbolada, con la luna de sombrero y con la aurora encintada entre su pelo…pelo de palabra que se trenzó irremisible en la garganta de Paolo, pobre chico enfermo aunque valiente, la cogió de cuernos y de astas, solo con el propósito de tamizar a sus expensas una albricia para el pueblo…anunciaba la noticia de que el diablo oficiaba un convite en celuloide solo para ellos, los riosuceños enamorados….de un diablo igualmente enamorado que llegó con Vaca Loca, con la muerte en vacaciones, una yerbatera del amor, un juglar enloquecido y el matachín, coleccionista impenitente de muñecos de trapo que asemejaban a Chuchui, Nutria, Cegil, Gilberto Trejos, El Arisco, Tatinez y Chorizo, último muñeco éste que se alivió a punta de guarapo.


 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: